La Academia Costarricense de la Lengua es una asociación cultural, sin fines lucrativos, cuya misión es cultivar, proteger y estudiar el patrimonio lingüístico costarricense, así como su herencia literaria en sus principales manifestaciones.

            Fue fundada en 1923. Es correspondiente de la Real Academia Española; además, pertenece a la Asociación de Academias de la Lengua Española desde 1951.

            A lo largo de su historia, ha adoptado como una de sus principales tareas el impulso al cultivo y estudio del idioma español, en las manifestaciones de su territorio. No obstante, también estimula el conocimiento de las lenguas indígenas locales, en relación con sus culturas y el habla del español costarricense.

            Entre sus integrantes hay connotados expertos en los campos de la filología, la lingüística, la historia y crítica literarias, de muy reconocida solvencia profesional. También la integran escritores (novelistas, dramaturgos, poetas) e historiadores.

            La ACL consta de veintiuna sillas, todas ocupadas por miembros de número (i.e., propietarios). Además, hoy día cuenta con dos miembros honorarios.

            El actual directorio está integrado por D.ª Estrella Cartín de Guier, Presidenta; su secretario es D. Mario Portilla Chaves y su tesorero D. Víctor Manuel Sánchez Corrales.

            Todos sus integrantes son activos gestores y participantes de la misión y labores de la ACL, sea por expreso encargo de la corporación, o por las labores propias de su actividad profesional, artística o académica. Suelen llevar a cabo sus tareas por designación individual, por comisiones de trabajo, permanentes o ad hoc.

 

La ACL cuenta con pleno reconocimiento jurídico. La Asamblea Legislativa de Costa Rica, mediante Ley n.° 3191, del 13 de septiembre de 1963, aprobó el «Convenio multilateral sobre la Asociación de Academias de la Lengua Española», que Costa Rica suscribió en Bogotá, Colombia, el 28 de julio de 1960. Mediante el Decreto Ejecutivo n.° 22073, del 2 de marzo de 1993, se reconoce la existencia jurídica de la ACL y se convalida lo actuado por esa entidad desde su instalación en 1923. Es titular de la cédula de persona jurídica n.° 3-007-140504, en vigencia.