Laureano Albán Rivas
Contestación al discurso de ingreso