Fabián Dobles Rodríguez
Contestación al discurso de ingreso