Carlos Cortés Zúñiga
Contestación al discurso de ingreso