Escritora costarricense, autora de una considerable obra narrativa caracterizada por su variedad y constancia. Hizo su carrera universitaria en filología, que amplió con estudios de posgrado en Francia, en el campo de la sociología literaria. Ejerció la docencia, primero en la Universidad de Costa Rica y posteriormente en la Universidad Nacional, de cuya Escuela de Literatura y Ciencias del Lenguaje fue cofundadora y primera directora.
También ha desempeñado importantes cargos en la administración pública, en entidades vinculadas con la promoción y desarrollo social, como el Patronato Nacional de la Infancia y el Instituto Mixto de Ayuda Social (imas), de Costa Rica.
Su trayectoria profesional y literaria la ha hecho merecedora del  Premio Nacional «Aquileo J. Echeverría», en las ramas de cuento y novela, y del Premio de Cultura «Magón», el más importante reconocimiento que concede el Estado costarricense.
Su obra literaria la integran tomos de cuentos como Cuentos de la tierra (1963), Si se oyera el silencio (1967), Los marginados (1970), A la vuelta de la esquina (1975), Abrir los ojos (1982), Detrás del espejo (2000), y de las novelas La estación que sigue al verano (1969), El sermón de lo cotidiano (1977), El eco de los pasos (1979), Entre el sol y la neblina (1987), Tierra de espejismos (1991), El despertar de Lázaro (1994), El lenguaje de la lluvia (2002).
Ingresó como miembro de número a la Academia Costarricense de la Lengua en  1992. Ocupa la silla N, de esta institución.