Anacristina Rossi Lara
Discurso de ingreso

EL CORAZÓN DEL DESARRAIGO:

LA PRIMERA LITERATURA ESCRITA AFROCOSTARRICENSE

 

Anacristina Rossi

 

Discurso de ingreso en la Academia Costarricense de la Lengua

(leído el 22 de agosto de 2007, en el Centro Cultural de México,

en San José de Costa Rica)

 

 

Las versiones negras del idioma inglés, deben comprenderse bajo la dimensión cultural e histórica que determinó su formación. El esclavista por ejemplo, mezcló en las plantaciones, a grupos de negros de distintos pueblos y tribus, para impedir toda comunicación entre los esclavos. El negro pudo conservar algunos rasgos de su cultura, pero no su idioma original. En este sentido, para el negro, el inglés que habla es su lengua materna. El inglés de Estados Unidos (aunque también lo es el de Inglaterra) es para él casi un segundo idioma.

 

Quince Duncan y Carlos Meléndez

 

Lo que pretendo al leerles este discurso es tender un puente para traer al ámbito hispano una literatura para ustedes desconocida. El puente se tenderá por medio de la traducción. Consideremos, entonces, que esta noche yo traigo a la Academia Costarricense de la Lengua una invitada. Voy a mostrar que en los periódicos en inglés de la primera mitad del siglo veinte en Limón, Costa Rica, publicados por los afroantillanos residentes en dicho lugar, está la primera literatura escrita afrocostarricense. Esa literatura es mi invitada de esta noche. La llamo afrocostarricense pues a pesar de que los que la escribieron eran antillanos de nacionalidad británica, residían en Costa Rica, algunos se naturalizaron costarricenses y todos hicieron su vida en este país. Sus textos quedaron aquí y son tremendamente valiosos, no sólo literariamente, también histórica y socialmente ya que iluminan partes borrosas de la formación de nuestra nacionalidad.

Contamos más de mil ensayos periodísticos y varias decenas de poemas. Nuestra opinión es que esta literatura es el producto del régimen educativo del imperio británico, de la agitación intelectual, social y política de la época en general y de los reverendos protestantes en particular, de la facilidad verbal del oeste africano y de la influencia cultural victoriana, en interacción con la peculiar realidad de Limón. Es una literatura que se manifiesta en ensayos y poemas porque eran las únicas formas publicables, y su carácter es transnacional, transterritorial y transregional sin dejar de estar fuertemente centrada en Costa Rica. El mejor exponente de esta literatura es el periodista Samuel Charles Nation.

 

Algunas definiciones

Me parece que al ensayo periodístico le conviene una definición sucinta y general, como la que se encuentra en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua: «Ensayo: escrito, generalmente breve, constituido por pensamientos del autor sobre un tema, sin el aparato ni la extensión que requiere un tratado completo sobre la misma materia».

En la hemeroteca de nuestra Biblioteca Nacional (la biblioteca Miguel Obregón Lizano) se encuentran periódicos en inglés publicados en Limón entre 1903 y 1952 , con varias interrupciones (1905 a 1910; 1913 a 1929; 1931 y 1934; 1946 a 1949). Mi corpus de trabajo son los ejemplares de los periódicos en inglés publicados por los afrodescendientes de Limón entre 1910 y 1942. No tendremos en cuenta los periódicos de 1903 a 1905 porque fueron publicados por F.M.H. Wood, el Vicecónsul británico de entonces. Si bien allí los afroantillanos de todas las clases podían expresarse, como lo demuestra la carta que se incluye en el anexo, no encontramos una producción ensayística sostenida. Por razones de espacio cerramos el corpus en 1942, cuando muere el mejor ensayista, Samuel Charles Nation. Pero la producción continúa hasta 1950.

Como era imposible contar los ensayos y poemas de los periódicos uno por uno, conté la cantidad que se dio durante un año de cada una de las épocas de producción: de 1910 a 1913; de 1929 a 1931; de 1934 a 1942.

 

Los ensayos

The Limón Times, el primer periódico de los afrodescendientes, aparece el 12 de noviembre de 1910 y se mantiene hasta finales de 1911. Desde el 12 de noviembre aparece una columna que se repetirá en cada número: «Foreword», que escribe el reverendo afroantillano Waitte Smith. Por la primera entrega de esta columna, incluida en el anexo, sabemos que efectivamente es el primer número de un periódico de los afroantillanos residentes en Limón. Entre enero de 1911 y noviembre de 1911 se pudieron contar 105 editoriales de los cuales no pocos podrían calificar como ensayos, y 113 artículos que de los cuales también muchos podrían serlo. Sin embargo, en The Limón Times aún no hay una calidad ensayística constante.

Los textos tocan temas como la historia ’Herodoto, James Cook, la Terra Australis’, los territorios del Imperio Británico, los descubrimientos de Sigmund Freud, la Triple Entente, la guerra de los Boers, el movimiento laboral en Limón, la insatisfacción de los afroantillanos súbditos británicos con la United Fruit Company, las responsabilidades del representante de la Corona Británica en Limón, las relaciones entre Jamaica, Inglaterra y Costa Rica, etc. Destacan los del maestro de escuela de Siquirres, Henry Hylton, a quien veremos escribiendo poemas en otros periódicos más adelante.

El encabezamiento del primer periódico de Samuel Charles Nation , el 6 de junio de 1912, dice: The Times: Tri-weekly newspaper. Editor: S.C. Nation. Allí empiezan ensayos de una muy buena calidad, casi siempre los editoriales y artículos del mismo Nation. El periódico se sostiene de 1912 a finales de 1913. Entre el 6 de junio y el 31 de diciembre de 1912 contamos unos 36 ensayos de calidad, de los cuales uno se incluye en el anexo.

Entre 1913 y 1929 no hay periódicos en inglés en la biblioteca. El 2 de noviembre de 1929 tenemos el primer ejemplar después de esa larga interrupción: The Limón Searchlight, Editor and Manager: S.C. Nation. Se mantiene hasta 1931. Entre el 2 de noviembre de 1929 y el 27 de diciembre de 1930 contamos 40 muy buenos ensayos editoriales y unos 58 ensayos periodísticos de temas variados: políticos, jurídicos, artísticos, raciales, económicos, etc. The Searchlight se interrumpe a finales de 1931 y no es sino hasta 1934 que regresa un periódico en inglés: The Atlantic Voice, la parte en inglés de La Voz del Atlántico. El editor de la sección en inglés es el antillano A. J. Roden. De él sabemos, gracias a Ron Harpelle, que también escribía poemas. En enero de 1935 Nation pasa a ser editor. Entre el 14 de julio de 1934 y el 29 de junio de 1935 contamos unos 31 ensayos editoriales y unos 39 ensayos varios.

 

Los ensayos de Samuel Charles Nation

Por la calidad de su producción, por la cantidad de ensayos que escribió y por la relevancia política y humana de los temas que trata, consideramos que Samuel Charles Nation es el mejor ensayista afrocostarricense de la primera mitad del siglo xx. Por lo tanto, es importante detenerse en sus textos. En The Atlantic Voice del 2 de noviembre de 1934 aparece el siguiente ensayo:

 

The Costa Rican Negro’s place in Costa Rica?

Among the many items of interest in the Agreement between the Government and the United Fruit Company over the Banana Contract, there is a clause somewhat perplexing. That is the 8th Clause of the Executive’s recommendations to Congress, agreed upon by the Company, which says that “all preferences of work in the Banana Industry must be given to Costa Ricans”, and it goes on to demand that “it is prohibited to employ people of colour in such works in the Pacific Zone.”

This discrimination seems ridiculous and lacking in vision, educated men are really not always wise; to suit the clamour of the rabble here, we find the more prepared ones lending themselves, by their prejudice against a few whose only failure is that they may be born with a different hue but equal in every other respect, to a stupidity bordering on savagery. The Constitution of Costa Rica provides that all races and creeds within the country are free to labour where they please, and in whatever recognized profession they may choose; yet here we find our (el subrayado es mío) deputies, don Juan Romagosa included, discriminating against a coloured labourer. Is this not ridiculous, (to say the least of it), when we find that 2/3 of the population of Puntarenas are people of coloured origin, being a mixed breed of Negroes and Indians. Besides, thousands of people of colour in this country who are either Costa Ricans by naturalization or by birth are constantly being hunted down and even paid for their votes when election time comes, and great promises held out to them of facilities should their party get in power.

Does this discrimination not seem ill advised? If preference must be shown to Costa Ricans in the public engagements of the country, where does this class come in? How can President Jiménez’s Government now attempt to push them out of the way? Did they not help him into power?

There are very many highly intelligent and even educated Costa Rican Negroes in this country, how will they stand by and allow this inserted against them? Is it not of paramount importance that some of us should get up a memorial to be sent to the Chief Executive asking his interpretation of this paragraph of the agreement and to enlighten his country men as to a point of citizenship: “Children born of aliens in Costa Rica, not registered in the Consulates of their alien parents, to what flag or country do they belong?”

Can we not awaken the smouldering embers of the Club Criollo?

 

Les traduzco:

 

¿Qué lugar ocupa el negro costarricense en Costa Rica?

Entre los muchos puntos de interés que contiene el acuerdo entre el gobierno de Costa Rica y la United Fruit Company en relación al Contrato Bananero, hay una cláusula desconcertante. Es la cláusula 8 de las recomendaciones del Ejecutivo al Congreso, aprobadas por la United Fruit, que dice lo siguiente: “ΓǪdebe dársele toda preferencia de empleo en la industria bananera a los costarricenses”, y enseguida establece que “se prohíbe emplear personas de color en la Zona del Pacífico.”

Esta discriminación nos parece ridícula y poco visionaria. Aparentemente las personas no por instruidas son más sensatas. En efecto, para satisfacer el clamor de las turbas vemos a la gente mejor preparada prestándose a una estupidez rayana en la crueldad, todo por albergar un prejuicio en contra de un grupo cuya única falta es haber nacido con la piel un poco más oscura, pues en todo el resto son iguales a los demás humanos. La Constitución de Costa Rica establece que toda persona que viva en Costa Rica, cualesquiera sean su raza y su credo, es libre de trabajar donde desee y en la profesión que escoja. Y sin embargo vemos a nuestros mismos diputados ’entre ellos a don Juan Romagosa’ discriminando a las personas de color. ¿No suena esto totalmente ridículo si nos ponemos a pensar que dos terceras partes de la población de Puntarenas son de color, ya que son una mezcla de negros con indígenas? Además, cada vez que hay elecciones, los miles de antillanos de color que ya son costarricenses por nacimiento o naturalización se ven cortejados por políticos que les solicitan su voto y les prometen el oro y el mor si ganan. Entonces, ¿a tenor de qué se da ahora esta discriminación?

Si los costarricenses tienen preferencia en los compromisos políticos del país, ¿por qué no tienen la misma preferencia los negros que son tan costarricenses como los demás? ¿Cómo puede ahora el gobierno del Presidente don Ricardo Jiménez sacarlos del juego? ¿No lo ayudaron ellos a llegar al poder?

Hay en este país muchos negros costarricenses inteligentes e instruidos y nosotros quisiéramos preguntarles si van a permitir que se inserte en el Contrato esta discriminación. Nos parece de vital importancia que haya una rápida movilización y se redacte un memorial dirigido al Ejecutivo solicitando su interpretación de la cláusula 8 del acuerdo. Y también que ilumine a sus compatriotas en cuanto al siguiente asunto de ciudadanía: Los nacidos en Costa Rica de padres extranjeros y que no fueron registrados por esos padres en sus respectivos consulados, ¿qué bandera o país los cobija?

Podríamos reavivar los rescoldos aún encendidos de nuestro Club Criollo.

 

Como anotamos antes, a partir del 19 de enero de 1935, Nation se convierte en el editor adjunto de The Atlantic Voice. El 2 de marzo de 1935 Nation escribe el siguiente ensayo editorial, que consideramos literariamente como uno de sus mejores trabajos:

 

Colonization of British Guiana

By The Gleaner of Jamaica we note that the Commission sent out by the League of Nations at the instigation of the British Representatives to that international assembly, to investigate the adaptability of the forest lands of the province of R