Poeta costarricense, cuya obra literaria, de notable riqueza y extensión, ha recibido reconocimientos nacionales e internacionales; entre ellos el Premio Adonais (Madrid, 1978), el Premio Nacional «Aquileo J. Echeverría» y el Premio de Cultura «Magón», el más importante que otorga el Estado costarricense.
Inició y desarrolló sus cursos universitarios en filología española en la Universidad de Costa Rica, que complementó con estudios de posgrado en Nueva York. Ha sido invitado a varias universidades e instituciones académicas a dictar cursos, conferencias y talleres de creación literaria.
Ha cumplido, además, una carrera diplomática como agregado cultural en España; posteriormente como Embajador designado en Israel y en los Estados Unidos de América.
Su obra poética es ingente. Dentro de ella figuran libros tempranos como Este hombre (1967), Las voces (1970) o Solamérica (1972), al que completan otros títulos: Herencia del otoño (1980), Geografía invisible de América (1982), El viaje interminable (1983), Autorretrato y transfiguraciones (1983), Biografías del terror (1986), Todas las piedras del muro (1988), Enciclopedia de las maravillas (1995), El libro de los sabios que nunca han existido (2004), El peor de los pecados (2006) y Ciento diez pensamientos y un poema para Camila (2008). Algunos de sus libros han sido traducidos al inglés, al francés, al hebreo, y selecciones de su obra a algunos otros idiomas. En 1977 firmó, con Carlos Francisco Monge, Julieta Dobles y Ronald Bonilla el Manifiesto trascendentalista.
Ingresó como miembro de número en 2004, con su discurso «La palabra imposible», que respondió el académico Arnoldo Mora Rodríguez. Ocupa la silla D, de esta institución.