Destacado periodista, político y escritor costarricense, experto en infocomunicaciones. Ha tenido a su cargo importantes medios noticiosos costarricenses, además ha sido corresponsal extranjero en los Estados Unidos y editor de agencias noticiosas en Buenos Aires y en Nueva York.
Fue Ministro de Comunicación e Información durante el cuatrienio 1982-1986. Ha sido director de empresas globales de comunicación en Londres y en Washington. Ahora es consultor de infocomuncación, convergencia de la informática y las telecomunicaciones. Es, además, prolífico autor de obras de carácter histórico, que le permitieron alcanzar el Premio Nacional de Historia, de la Academia de Geografía e Historia de Costa Rica, a la que pertenece desde mayo de 2015 como miembro numerario. Ha ejercido la docencia universitaria en Costa Rica y en el exterior, como profesor invitado en numerosas ocasiones y en muy diversos países. Participa con frecuencia en conferencias, foros internacionales, simposios y congresos, sobre aspectos contemporáneos de las telecomunicaciones, cultura y desarrollo.
Cuenta con una ingente obra publicada; entre sus principales títulos figuran Batallas por la neutralidad y la paz (1985), Telestroika y desarrollo (1989), El siglo de Figueres y otros textos políticos (1993), Idearium maceísta (2002), La vía costarricense (2005), El Doctor Zambrana: padre y maestro de la democracia republicana costarricense (2006), El lado oculto del Presidente Mora (2007), El evangelio de don Florencio (2008), La huella imborrable: dos visitas de José Martí a Costa Rica (2008), Costa Rica en Juan Bosch (2009), Perfiles de patriotismo en La Vía Costarricense (2011) y Brasil y Costa Rica en la encrucijada de la Guerra Patria (2015). Además, es editor de tres valiosas recopilaciones históricas: Polifonía del Padre de la Patria (2014), Palabras vivas del Libertador (2014) y Bicentenario del Padre de la Patria (2015). Artículos y estudios académicos se han publicado en revistas especializadas costarricenses y del exterior.
Ingresó como miembro de número en diciembre de 2007, con su discurso «El evangelio de don Florencio», que fue respondido por el académico Alberto F. Cañas. Ocupa la silla U, de esta institución.