Reglamento de la Academia Costarricense de la Lengua

Artículo i

 

La Academia celebrará dos clases de juntas: ordinarias y extraordinarias. Las primeras se verificarán en días fijos, por lo menos una cada mes. Puede acordarse un receso anual de dos o tres meses. Las juntas extraordinarias tendrán lugar siempre que un asunto de carácter urgente lo exija, a juicio del Director. En esa oportunidad el Secretario debe hacer la respectiva convocatoria.

 

Artículo ii

 

Las juntas tendrán por objeto: disponer la clase y orden de los trabajos en que debe ocuparse la Academia, según los fines de su instituto; discutir y resolver los asuntos sometidos a su conocimiento; acordar las contribuciones pecuniarias y demás arbitrios para efecto de allegar los fondos que se necesiten; acordar el empleo que se dará a los mismos y tomar cuantas medidas se consideren convenientes para conseguir la regular asistencia a las juntas e incrementar la labor de la Academia.

 

Artículo iii

 

Los asuntos que se conocieren en las juntas serán decididos por mayoría de votos. En caso de empate, el voto de quien presida se computará doble.

 

Artículo iv

 

En caso de que algún académico honorario concurra a alguna junta, podrá tomar parte en la discusión, pero sin voto. En el mismo se hallarán los correspondientes.

 

Artículo v

 

Cuando haya de procederse a la recepción de un nuevo académico, este leerá su discurso sobre un tema de su elección, pero que verse sobre alguna de las materias concernientes al instituto de la Academia. Con un mes de anticipación, el recipiendario deberá enviar a la Secretaría copia de su discurso, a fin de que el Director y otro de los académicos de número a quien el interesado designe, formula la debida contestación.

 

Artículo vi

 

Siempre que fallezca un miembro de número, el Secretario, en su próximo informe anual, configurará la reseña biográfica del extinto.

 

Artículo vii

 

La Secretaría llevará un registro donde consten los nombres de los académicos, con la conveniente mención de sus calidades (de número, correspondientes, honorarios) e indicación marginal de las fechas en que fueron nombrados y aquella en que fallecieron.

 

Artículo viii

 

Para sus comunicaciones, la Academia usará un sello con la leyenda Academia costarricense de la lengua, correspondiente de la española. En el centro pondrá la figura alegórica que se determine por acuerdo de la misma Academia.

 

Artículo ix

 

A cada miembro de la Academia, el Secretario le entregará un ejemplar, tanto de los Estatutos como de este Reglamento.

 

Transitorio i

 

Por el principio de no retroactividad, vigente en la legislación nacional, esta Academia cesará en sus funciones a los directivos que alcancen la edad de setenta y ocho años, a partir de los nuevos nombramientos, para cumplir con lo dispuesto en el X Congreso de Academias de la Lengua Española, en abril de 1994.